“Las observaciones y vivencias del solitario taciturno son al mismo tiempo más confusas y más intensas que los de la gente sociable; sus pensamientos son más graves, más extraños y nunca exentos de cierto halo de tristeza. Ciertas imágenes e impresiones de las que sería fácil desprenderse con una mirada, una sonrisa o un intercambio de opiniones le preocupan más de lo debido, adquieren profundidad e importancia en su silencio y devienen vivencia, aventura, sentimiento. La soledad engendra lo original, lo audaz e inquietantemente bello: el poema. Pero también engendra lo erróneo, desproporcionado, absurdo e ilícito”.

—La muerte en Venecia, Thomas Mann.

martes, 26 de septiembre de 2017

Mediterráneo

El Mediterráneo es ahora
un Melocotón mecánico.

Cada mañana,
antiguos guarda-costas
se juntan en su orilla
y dan cuerda
a esa versión marítima
de la ingeniería,

y a su alrededor

oleadas de filas de cámaras de móviles
de tipos japoneses
ondean
y cubren con manzanas
los engranajes metálicos
del Melocotón.

Porque el Mediterráneo es ahora
un Melocotón mecánico,
una máquina famosa
en todo el mundo,
aunque a nosotros
nos parecía más importante
tener agua.

¡Esto es más importante!,
responden,
y dicen que alimentan con arte
un futuro
que no podremos morder.

Pero
y que quede entre nosotros
la verdad es que la naturaleza
y el público
          tenemos
                 cada vez
                            más
                                  sed.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿No tienes nada que decir?

Unborn 8.0 Brown Pointer